| SOLO POR GRACIA | ENLACES | ESTUDIOS BIBLICOS | LA GRACIA IRRESISTIBLE | ILUSTRACIONES | TIEMPOS DE APOSTASIA | ¿QUIENES SOMOS? | EL ORIGEN DE HALLOWEEN | LOS GOTICOS, PIERCING Y TATUAJES | EL ORIGEN DE LA NAVIDAD | ¿QUIEN FUE JUDAS? | LAS TRIBUS URBANAS | DIALOGOS APOSTOLICOS | DECLARACION DOCTRINAL | EL NUEVO ORDEN MUNDIAL | ¿EL BAUTISMO SALVA? | TE DEUM | LA MESA DEL SEÑOR | EL CELIBATO | ¿QUIEN ES MORRIS CERULLO? | ARREMETIDA DEL HOMOSEXUALISMO | ¡ NO AL HOMOSEXUALISMO ! | LA TARJETA BIP | LA MUERTE DE JESUS | FARFUR, MICKEY MUSULMAN | HIP HIP HURRA ! | LAS ULTIMAS COSAS (ESCATOLOGIA)
 
LA MUERTE DE JESUS
 
 
Imagen
La muerte de Jesús
Introducción

Es necesario precisar desde un principio, que al Señor Jesús nadie le quitó la vida. Él puso su vida voluntariamente en propiciación por nuestro pecados.
Él mismo lo declaro:
“...Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar...” Juan 10:17-18
La vida de Jesús ha sido objeto de muchas especulaciones y comentarios o estudios desacertados y que no corresponden a la verdad revelada en las santas escrituras.
La venida del hijo de Dios en carne (Juan 1:14) estaba ya predestinada desde antes de la fundación del mundo, y su muerte no fue un hecho meramente circunstancial, sino que un designio eterno de Dios
Lo que Cristo logró en la cruz es verdaderamente extraordinario y no tiene parangón. El tratamiento de nuestros pecados en la cruz, es una obra cuyo diseño es divino y no humano. No fue un hombre simplemente el que murió en la cruz, sino que Dios – hombre, el eterno Emmanuel.

No fue un ser creado quien murió en la cruz, sino que uno eterno, destinado desde antes de todas las cosas, tal cual lo declara el apóstol Pedro:
“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros” 1 Pedro 1:18-20
Si hubiese sido un hombre quien murió en la cruz, lo ocurrido allí, habría sido un crimen o un martirio, y no una ofrenda en sacrificio voluntario. Cristo quiso morir por nosotros, a él nadie le quitó la vida, él la puso voluntariamente por nosotros.
Por consiguiente, jamás debemos concluir que Jesús fue asesinado porque Poncio Pilato no lo indultó, o porque Judas lo traicionó; Cristo murió porque Él quiso morir y el plan eterno de Dios ya lo había establecido así:

“ Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera” Hechos 4:27-28
DESDE ANTES ANUNCIADO
imagen
Es realmente sorprendente observar las profecías mesiánicas y en lo particular, anunciando cientos de años antes que el Mesías vendría a morir.

El profeta Isaías escribe la más intensa y conmovedora de las narraciones que hablan de los padecimientos del Mesías. El capítulo 53 de Isaías es verdaderamente un relato de excelencia, cuya exactitud en cada detalle y descripción de los hechos que acontecieron siglos después, nos confirma indiscutiblemente su inspiración divina.

David inspirado por el Espíritu Santo, escribió el salmo 22, que al igual que la narración de Isaías, se muestra una detallada descripción de los padecimientos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
GETSEMANÍ, EL COMIENZO DEL DOLOR

imagen
Getsemaní, es una palabra de origen arameo que significa “prensa de aceite” y el nombre hace referencia al aceite proporcionado por las olivas. El nombre de Getsemaní es tan apropiado, porque fue justamente allí donde nuestro Salvador fue exprimido cual oliva, para prepararse hacia el último de los montes que debía subir. Es en ese huerto de los olivos donde Jesús comienza su última caminata en este mundo rumbo al Gólgota.
Las palabras de Cristo en aquellos momentos son desgarradoras:
“Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro. Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte...” Marcos 14:32-34

El estado de Cristo es de una angustia intensa. No olvidemos que Él era Dios – hombre y padeció como tal. Sus temores y tristezas eran reales y no una ficción. Él necesitaba de sus amados discípulos pero todos le dejaron solo. Todos se durmieron mientras el Autor de la vida oraba.
El evangelio de Lucas presenta un antecedente exclusivo que nos permite entender aún más el grado de angustia que estaba padeciendo Jesús previo a su arresto:
“ Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” Lucas 22: 43-44
Es interesante notar que el único evangelista que relata este hecho fue un médico, Lucas.

Esta condición es conocida en la medicina como “hematohidrosis” (sudor de sangre). Este fenómeno es muy raro, pero perfectamente documentado y que ocurre en condiciones excepcionales. El Dr. LeBec escribe: “Es un agotamiento físico acompañado de un trastorno moral, consecuencia de una emoción profunda, de un miedo atroz” (Le supplice de la Croix, Paris, 1925)

Se describe como una dilatación y ruptura de los vasos capilares subcutáneos en su punto de contacto con la base de los millones de glándulas sudoríparas. La sangre se mezcla con el sudor y se coagula sobre la piel después de la exudación. Es esta mezcla de sudor y coágulos la que se va juntando hasta correr por encima de la piel de todo el cuerpo en cantidad suficiente como para caer al suelo.

Esta hemorragia microscópica tiene lugar en toda la piel, la cual queda, por esta causa lesionada, dolorida y muy sensible a los golpes.

Esta agonía de Jesús no se debía tanto a los padecimientos físicos que pasaría, sino a la realidad de que los pecados y enfermedades de la humanidad vendrían sobre él. En su oración del huerto le dijo al Padre: “si quieres, pasa de mi esta copa, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya…”
JESÚS ABOFETEADO, ESCUPIDO Y MALTRATADO
Aquí se encontraba Jesús frente al sumo sacerdote y al contestar a una pregunta fue abofeteado por un alguacil. (Juan 18:22). Algunos comentaristas dicen que aquí La palabra usada por Juan no significaba bofetada sino un bastonazo. El Dr. Judica Cordiglia dice: “ es una lesión del cartílago de la nariz y la posible desviación de la misma debido a un golpe con un palo corto, cilíndrico y de 4 a 5 cm de diámetro.” Un golpe a la nariz que fue capaz de desviarla de su plano normal y de lesionar el cartílago. Aquí debió haber salido abundante sangre. Isaías dice:
“Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” Isaías 52:14
Recordemos que Jesús fue arrestado de noche y llevado a una corte ilegal a ser condenado. Las leyes judaicas no permitían que ningún reo fuese condenado antes de la pascua y que un juicio fuese llevado a cabo de noche. También fueron traídos testigos falsos que el final no se pudieron usar por que sus historias no coincidían. Jesús fue llevado ante al sumo sacerdote y después de horas de debates e interrogación, da la declaración que hace enfurecer al sumo sacerdote: “…y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Entonces el sumo sacerdote rasgo sus vestiduras, diciendo: ha blasfemado! Que mas necesidad tenemos de testigos? He aquí ahora mismo habéis oído su blasfemia. Que os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: es reo de muerte! (Mateo 26:64-66)

Sin dudas, que la piel de Jesús ya estaba sensible al sudar sangre y ahora aquí dice Mateo en el verso 67: “..entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban…” Aquí, aunque los evangelios no lo relatan, el profeta Isaías incluye que los pelos de su barba eras arrancados:
“di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos.” Isaías 50:6
Es importante precisar que el rostro de Jesús, no solo recibió escupos de saliva, sino que “esputos” según lo declara Isaías, y aquello es una secreción que se produce en los pulmones y en los bronquios ¡Que infamia es la que soportó nuestro Señor y Salvador Jesucristo!, y todo, por ese amor insondable hacia nosotros viles pecadores.


JESÚS FLAGELADO

imagen
imagen
imagen
Modelo del flagellum taxillatum, látigo romano que desmenuzaba la espalda de los azotados.
Después de que Jesús se presento a Pilato, el cual dijo que no encontraba nada mal en el, Jesús fue azotado. La intención de Pilato era azotar a Jesús y luego soltarlo, pero la insistencia del pueblo con sus gritos “crucifícale! crucifícale! pudo mas. Dice Mateo 27:26: “entonces les soltó a Barrabas; y habiendo azotado a Jesús le entrego para ser crucificado.”

Mas de 120 golpes con el flagelo dados por dos fuertes verdugos, uno mas alto que el otro, diestros en su oficio, los cuales, puesto uno a cada lado del reo le cubrieron metódicamente con sus golpes toda la superficie del cuerpo (tórax, abdomen, brazos y piernas, a excepción de la parte del pecho correspondiente al corazón), sin dejar espacios.

El azote con el que le flagelaron fue el horrible flagellum taxillatum, compuesto básicamente de un bastón con tiras de cuero. Cada punta de cada tira se encontraba llena de pedazos de hueso y de plomo. Al flagelar a Jesús en su ya sensible piel, cada latigazo arrancaba literalmente los pedazos de su piel exponiendo la carne viva y brotando abundante sangre. Así aparece Jesús: herido y sangrante conforme a lo que había predicho el profeta Isaías: “Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer…” (Isaías 52:14) También Isaías 53: 3 dice: “despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto…”

Después del azotamiento, Jesús se desplomaría y quedaría sentado sobre el charco de su propia sangre. Estaba casi completamente desnudo, y parece que en ese momento le alcanzaron sus vestidos para que se cubriera:
“Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron alrededor de el a toda la compañía; y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata…” Mateo 27:27-28

imagen
JESÚS ES CORONADO CON ESPINAS
Jesucristo, el Redentor de nuestras almas y de toda la creación sujeta al pecado, también llevó a la cruz la maldición de la tierra. Génesis nos dice que Dios maldijo la tierra por causa del pecado:
“...maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo” Génesis 3:17-18
imagen
Forma de la corona de espinas que los soldados le entretejieron en la cabeza del Señor Jesús
En medio de burlas e ignominia, nuestro Señor Jesucristo fue coronado por una infame diadema de espinas.
Pasado un cierto tiempo, y algo repuesto de los azotes, Jesús fue llevado por los soldados al atrio, en el interior del pretorio e hicieron con el lo que se llamaba en aquel tiempo como “el juego del rey”, que era un juego de azar practicado por niños y adultos. Este juego cruel practicado a Jesús coronándolo de espinas era un desahogo brutal de los soldados romanos.

Para ello, congregan a toda la cohorte (de 400 a 600 hombres), le desnudan de nuevo, le hacen sentar sobre cualquier banco de piedra, le echan a las espaldas una capa corta color grana y le encasquetan la corona de espinas con fuerza sobre la cabeza, le ponen una caña por cetro en la mano derecha y empieza la farsa…”salve, Rey de los judíos! Y le golpeaban en la cabeza con una caña, y le escupían, y puestos de rodillas le hacían reverencias. Después de haberle escarnecido, le desnudaron…(Mr.15:15; Mt.27:26-30; Jn 19:1-3).

La palabra “corona” nos ha inducido a pensar en un cerco de espinas en torno a la cabeza, tal como lo presentan los crucifijos, pero la frase empleada aquí por Marcos al igual que Juan es: Plexantes stephanon ex acanthon…epethekan epi tes kefales autou: “Entretejiendo una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza.” Estas espinas de una planta local se entretejía alrededor de la cabeza horizontalmente de la frente a la nuca pasando por encima de las orejas.

JESÚS CAMINO AL GOLGOTA
Después de que Pilato no detuvo la condena, se manda a que Jesús fuese atado y enviado a morir: “Inmediatamente…le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle (Mt. 27:31). Es significativo que no diga que le quitaron también la corona de espinas.

Era la costumbre que el reo cargara con su madero hasta el lugar de la crucifixión. Aquí a Jesús le mandan a cargar el palo transversal de la cruz que se cree que pesaba unas 110 libras. Fue forzado a cargar el madero sobre su ya desgarrada y sangrienta espalda por un tramo de distancia de unos 600 metros…hacia el monte de La Calavera…por un terreno pedregoso, con subidas y bajadas. Aquí es donde aparece Simón de Cirene, quién solo cargó el madero de la Cruz y no los pecados que solo Cristo llevó hasta la cumbre del monte del Gólgota.

Es importante indicar que la Biblia jamás habla de “ calvario “ . El monte donde Cristo fue crucificado se llamaba “ monte de la calavera o Gólgota”. La palabra calvario se introdujo siglos después y se enquistó en nuestro lenguaje evangélico, “gracias” al dogma romanista del “vía crucis”

JESÚS CRUCIFICADO
imagen
imagen
Lo primero que hicieron los soldados fue despojarle violentamente de sus vestidos. La túnica interior estaba pegada a las llagas, debido a la sangre coagulada. Por lo tanto, el dolor tuvo que ser atroz. Cada hilo pegado a la superficie desnuda, al ser arrancado, arrastra consigo una de las innumerables terminaciones nerviosas puestas al descubierto con la llaga. Estos millares de choques dolorosos se suman y multiplican, aumentando cada uno en consecuencia la sensibilidad del sistema nervioso.

Aquí no se trata de una lesión local, sino de casi la totalidad de la superficie del cuerpo, especialmente del tan maltratado dorso. La sangre corre de nuevo y derribado al suelo las llagas de su dorso, muslos y pantorrillas se llenan de polvo y arena.

Los soldados atraviesan los clavos por las manos y los pies y es clavado a la cruz. Para los romanos la muñeca es considerada parte de la mano y se sabe que Jesús fue clavado por la muñeca para evitar que los clavos se salieran de sus manos con el peso de su cuerpo en la cruz.

Jesús no ha emitido ningún grito, pero su rostro se ha contraído horriblemente. Su pulgar, con un movimiento violento se ha doblado sobre la palma colocándose en oposición a los otros dedos, debido a que su nervio mediano ha sido herido. Un dolor fulgurante e indecible se ha apoderado de sus dedos, saltando como un dardo de fuego hasta su espalda y estallando en su cerebro. Es el dolor mas insoportable que un ser humano puede experimentar al producirse la lesión en un tronco nervioso.

Después de ser clavado Jesús fue levantado cumpliendo su propia profecía: “ y si yo fuese levantado de la tierra, a todos atraeré a mi mismo. Y decía esto dando a entender de que muerte iba a morir.” (Juan 12:32)

Junto a dos malhechores fue crucificado para cumplir la escritura: …”y fue contado con los pecadores, habiendo el llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores”
"Horadaron mis manos y mis pies. Contar puedo todos mis huesos..." Salmos 22:16-17
imagen
imagen
imagen
Las fotos muestran la el punto donde debió ser puesto el clavo en la cruz. Según los entendidos, el dolor que resistió nuestro Señor Jesucristo fue atroz.
Muy pronto Jesús comenzó a tener dificultad al respirar. Esto era propio de los crucificados. El diafragma muscular que se mueve para que pueda respirar al contraer y relajar los pulmones, se queda en posición de inhalación y es casi imposible exhalar el aire tomado. La única manera es apoyándose en los clavos de los pies y en la muñecas para poder exhalar el aire y luego comenzar de nuevo.

Poco a poco le fueron faltando las fuerzas, al tiempo que los calambres aumentaban y las alternativas de elevación y descensos sucesivos hubieron de abreviarse y repetirse mas a menudo, por lo cual los dolores se acrecentaban hasta lo indecible.

Así pasaron 3 interminables horas y a la hora novena ( como las 3 de la tarde ), Jesus clamo a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, lama sabactani? Que traducido es: Dios mío, Dios mío, porque me has desamparado?

Desde la hora sexta a la hora novena, hubo tinieblas. Es en ese preciso instante cuando Jesús exclama a gran el salmo:

“ Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Salmos : 22:1
¿Cómo poder entender que el Hijo de Dios soportara el abandono de su Padre para ampararnos a nosotros? Es ahí donde nos decimos cual apóstol Pablo
“¡OH profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén” Romanos 11:33-36
El creador de todas las cosas, estaba padeciendo por amor a su creación. Los cielos le negaban la luz y la tierra, lo mas preciado y vital para todo ser humano: el agua.
“Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese:) Tengo sed. Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es” Juan 19:28-30
Este episodio, ya estaba profetizado en las escrituras cientos de años antes
“...en mi sed me dieron a beber vinagre” Salmos 69:21
El dolor que Jesús debe haber sentido en su garganta al beber el vinagre, debe haber sido atroz. La descripción relatada en el salmo 22 es desgarradora:
“He sido derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron; Mi corazón fue como cera, Derritiéndose en medio de mis entrañas. Como un tiesto se secó mi vigor, Y mi lengua se pegó a mi paladar” Salmos 22:14-15
JESÚS ENTREGA SU ESPIRITU
Lo extraordinario de toda esta agonía atroz , es que Jesús murió cuando Él quiso hacerlo. En medio del estertor de la muerte, de los intensos dolores, de la asfixia y de una evidente anemia, El Señor Jesucristo clama a gran voz entregando su espíritu en el momento que Él, soberanamente, decidió hacerlo.
Lo extraordinario de toda esta agonía atroz , es que Jesús murió cuando Él quiso hacerlo. En medio del estertor de la muerte, de los intensos dolores, de la asfixia y de una evidente anemia, El Señor Jesucristo clama a gran voz entregando su espíritu en el momento que Él, soberanamente, decidió hacerlo.
“Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios” Marcos 15:39
imagen
Después de muchas horas de agonía, el cuerpo de nuestro Señor había perdido mucha sangre y la poca que le quedaba en su cuerpo se había espesado de manera que el corazón ya casi no la podía bombear. El suero se separa de los glóbulos rojos y una membrana alrededor del corazón llamada el pericardio estaba llena de liquido. En los momentos finales, algunos médicos creen que Jesús muere de una pericarditis, que es la ruptura del pericardio por inflamación. Es como si su corazón haya explotado.

Esta condición es confirmada cuando el soldado traspasa una lanza por su costado: “pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua…” (Juan 19:34) Aquí se cumple lo dicho por el profeta: “…y miraran a mi, a quien traspasaron...” (Zacarías 3:10)

Era la costumbre de los romanos el quebrarle las piernas a los reos crucificados si estaban vivos al final de su tortura en la cruz. Debido a que tenían que apoyarse en las piernas para respirar, al quebrarles los huesos ya no podían respirar y morían asfixiados. En el caso de Jesús, vieron que ya estaba muerto y no tuvieron que quebrarles los huesos. Esto fue un cumplimiento de la profecía que dice: “el guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado.” (salmo 34:20).

Como hemos visto, todo lo que vivió y padeció Jesús, estaba escrito y anunciado cientos de años antes. El Salvador vino a morir en lugar del pecador, y no con una muerte simple, sino que con un padecimiento terrible.
Si esto no constriñe nuestro corazón, no hay nada más que agregar.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16


SOLO POR GRACIA
PÁGINA DE INICIO